Nuestra misión es conseguir que disfrutes del jamón como nosotros llevamos tantos años haciendo. Para conseguirlo, en Enrique Tomás fijamos los más estrictos controles de calidad desde que se empieza a producir un jamón hasta que llega a tu paladar.

El buen jamón ibérico se elabora con mimo y paciencia durante años, es una verdadera obra de arte que respetamos y cuidamos para conseguir que llegue a tu casa con todas las propiedades, aromas y el 100% del sabor que caracteriza al jamón ibérico de cada procedencia.

El secreto para conseguir que el jamón Enrique Tomás llegue a tus manos en perfecto estado simplemente consiste en hacer las cosas bien hechas en todas las fases del ciclo de vida del jamón. Es lo que llamamos el triple control de calidad o triple selección.

En Enrique Tomás trabajamos con el concepto de Garantía Total, que se puede certificar en cada una de nuestras piezas de jamón o paleta gracias al sello que encontrarás en cada una de nuestras piezas enteras tanto de jamón como de paleta.

 

¿Qué significa la Garantía Total de Enrique Tomás?

El sello de Garantía Enrique Tomás te asegura que esa pieza está buena y además te indica que está en su momento perfecto de curación. Esta etiqueta asegura la calidad de nuestro producto y reafirma nuestro compromiso de hacerte llegar un jamón que te haga disfrutar. Nuestras piezas de jamón pasan por tres filtros de calidad así que estamos muy seguros de ella, pero no todos tenemos el mismo gusto, así que si no te gusta te cambiamos el producto. Si pruebas nuestro jamón seguro que repetirás.

De forma resumida, las diferentes cribas que pasan nuestros jamones durante las diferentes fases de su producción son:

 

Selección en Secadero

Cuando en Enrique Tomás compramos el jamón que más adelante se comercializa en nuestras tiendas, miembros de nuestro experto equipo de selección van a los secaderos de las distintas procedencias del mejor jamón (Salamanca, Huelva, Cáceres/Badajoz y Córdoba) y prueban jamón de distintas partidas hasta encontrar las piezas de jamón bien curado y con todo el sabor y la calidad que buscamos. De todas esas piezas seleccionadas confirmamos en ese mismo momento que nos envíen la cantidad de piezas que necesitemos de ese tipo de jamón a nuestro almacén.

 

Selección en almacén

Una vez el producto en nuestro almacén, el equipo de expertos jamoneros de Enrique Tomas cala uno a uno los distintos jamones para asegurarse de que todos responden al mismo standard de calidad, puesto que por venir de la misma partida no debemos asumir que todos tendrán la misma calidad. Si ellos están satisfechos con el jamón se destinará a la venta. Por el contrario, si el jamón no cumple con las expectativas se devolverá al productor.

 

Selección para cliente

Al recibir un pedido de jamón, nuestro personal vuelve a revisar la pieza para detectar cualquier anomalía. Y seleccionará el jamón que más se adapte a las peticiones de cada cliente.

Y como somos muy conscientes de que no todos tenemos el mismo gusto, si no te gusta el jamón que has comprado en nuestras jamonerías o en nuestra web, te lo cambiamos inmediatamente.