Paleta Gran Reserva - Sobre 150gr

Paleta Gran Reserva - Sobre 150gr

Una presentación sencilla y muy práctica para disfrutar del mejor jamón serrano del mercado. En este sobre encontrarás 150 gramos de Paleta Gran Reserva loncheada a máquina y envasada al vacío. Los productos gran reserva se obtienen a partir de cerdos blanco de raza no ibérica y en Enrique Tomás tenemos los de mejor calidad.

Más detalles

5,80 €

Más información

Te puede interesar

El Jamón Serrano

Llamamos cerdo blanco a todo aquel que no procede de raza ibérica, por lo que podemos encontrar este tipo de cerdos en cualquier lugar del planeta. Los cerdos, normalmente raza Duroc, que se dedican a la producción de jamón son sometidos a una alimentación controlada para que el resultado final sea lo más delicioso posible. Si la materia prima es de calidad, a partir de los 18 meses de curación podemos obtener un jamón que dé placer al comerlo. 

Dado que el cerdo blanco no reúne las características particulares del cerdo ibérico, el resultado final que obtendremos no será tan bueno, tan delicado, tan sabroso. Por ese motivo la alimentación básica de un cerdo blanco es pienso, un pienso equilibrado para potenciar la estructura ósea y muscular. 

El Jamón Gran Reserva de Enrique Tomás tiene a Segovia como procedencia.

El Arte del Jamón

El jamón es el resultado de curar en sal la pata trasera de un cerdo. Dependiendo del tipo de cerdo y de su alimentación, los meses de curación varían sustancialmente y también variará su sabor. Debido a la gran cantidad de carne en un mismo jamón encontraremos distintos sabores: la maza es la parte más suave, la contramaza la más sabrosa y a medida que nos acercamos al hueso encontramos más intensidad.

En cuanto a la elaboración del jamón curado, una vez tenemos la pata del cerdo lista, lo primero que hemos de hacer es prepararlo para la salazón. El cocinero realiza un corte en v sobre la corteza del cerdo y decide cuánta grasa externa quiere dejar. Cuanta más grasa tenga, menos sal absorberá y más dulce quedará. Una vez realizada la operación previa, la pata se entierra en sal unas dos semanas de promedio. Si el cocinero decide alargar ese periodo, el jamón quedará más sabroso. A partir de ese momento, en función del tipo de jamón que vayamos a hacer, de las características de la pata y del sabor que pretendamos obtener, la pierna estará colgada en el secadero hasta que esté óptima para su consumo.

Calificaciones y evaluaciones de los clientes

Nadie ha efectuado una evaluación
en este idioma

Opiniones