Comprar Jamón

Los embutidos y carnes curadas más saludables: de más a menos

Variado productos ibéricos

Otros idiomas: American

¿Te gustaría seguir una dieta 100% libre de remordimientos? Si es así, estás en el sitio correcto. Sabemos que los embutidos te encantan y que disfrutas infinitamente comiéndolos. Para que no tengas que renunciar a ellos, en Enrique Tomás te vamos a explicar cuáles son los embutidos y carnes curadas más saludables y beneficiosos para mantener una dieta equilibrada. Hablaremos de cómo afectan al colesterol bueno y malo, de las calorías y del contenido proteico, en cada caso.

¿Embutido o carne curada?

Cuando hablamos de este tipo de alimentos, debemos hacer una diferencia ya que se tiende a confundir el embutido con la carne curada, y no es lo mismo ni en forma ni en el proceso de elaboración.

Se entiende por embutido una “preparación que consiste en una tripa natural o sintética embuchada con carne picada de cerdo, tocino, sangre cocida u otros ingredientes y condimentos que suele tener forma alargada y redondeada y que se presenta cruda, cocida, curada o ahumada. Dentro de esta descripción entran productos como el chorizo, el salchichón, la longaniza etc.

Así pues, el jamón ibérico y el jamón serrano, quedan totalmente descartados como un embutido por ser una pieza entera del animal que es curada tal cual, a partir de sal y tiempo, sin aditivos.

Lo más importante a tener en cuenta para la salud es que tal y como aconseja la OMS, es beneficioso para la salud un consumo moderado de este tipo de productos: incluirlos en recetas, tomarlo como aperitivo en comidas o cenas compartidas etc. Así pues, todos los embutidos, a no ser que tu médico te lo haya desaconsejado por algún motivo, no son el enemigo principal para la salud si se toman de vez en cuando y cantidad moderada. 

Los embutidos y carnes curadas más saludables

Los embutidos y carnes curadas más saludables: ordenados de más a menos

LAS CARNES CURADAS:

1. El jamón ibérico

Se trata de un producto de mucho sabor y gran calidad, que se obtiene gracias a la capacidad que tienen los cerdos ibéricos de infiltrar grasa en sus músculos y de su alimentación a base de bellotas, hierbas silvestres y pasto natural.

Su carne contiene un 50% más de proteínas que las carnes frescas, además de ser rica en vitamina B, zinc, calcio, magnesio, hierro, selenio, cobre y fósforo. ¡Ah! Y por si no lo sabías, el jamón ibérico no engorda, en cantidad moderada, la grasa infiltrada del producto es una grasa saludable, esencial para nuestro organismo. Descubre más en: ¿Es mala la grasa del jamón ibérico?

El consumo de jamón ibérico también puede beneficiar al sistema inmunológico y ayuda a reducir el colesterol por su alto contenido de ácido oleico, un ácido graso mono insaturado que contribuye a disminuir el colesterol malo de nuestro organismo.

Consulta “Las propiedades nutricionales del jamón ibérico” o “Los beneficios del jamón ibérico para la salud” para saber más. ¡Te convertirás en un experto o experta! Sigue leyendo sobre los embutidos y carnes curadas más saludables.

2. El jamón serrano

El jamón serrano es otra de las carnes curadas saludables que puedes comer. Este alimento también se obtiene de las patas traseras del cerdo, pero no el de raza ibérica, sino el de raza blanca, lo cual implica una importante diferencia de sabor, textura, color, apariencia y aroma.

En Enrique Tomás, a nuestro jamón serrano le llamamos “Gran Reserva”. Contamos con un equipo de grandes profesionales que se encarga de cuidar hasta el más mínimo detalle para que el cliente final pueda comprar el jamón serrano de la mayor calidad posible.

Se trata de un producto cárnico bajo en grasas y rico en nutrientes, calcio, vitaminas del complejo B y D, hierro, magnesio, zinc, potasio y fósforo, además de que su consumo es recomendable para evitar la osteoporosis.

También es una fuente de proteínas fácilmente asimilables por el organismo, un potente antioxidante y antiinflamatorio a nivel vascular.

¡Empieza a incluirlo en tus recetas y disfruta de su sabor! A continuación te damos algunas ideas.

3. El lomo ibérico

El lomo embuchado se elabora con la carne más magra del cerdo, por lo que su contenido de grasa es más bajo respecto a otros tipos de lomo no ibérico.

Durante su elaboración, no se mezcla con carnes de otras partes del animal y es una pieza entera que, una vez salada, se condimenta con ajo, orégano, pimentón y luego se embucha en tripas naturales de cerdo.

Cabe destacar que es un alimento rico en proteínas, sodio, potasio, fósforo, hierro, magnesio, zinc, calcio y vitaminas K, E, B1, B12 y B3. Aún así, no es recomendable para personas que sufran de tensión alta porque es rico en sodio.

LOS EMBUTIDOS:

4. El jamón cocido

A este embutido se le conoce popularmente como jamón de York y es un producto cárnico derivado del cerdo rico en proteínas, hierro, potasio, magnesio, fósforo, zinc, vitaminas K, B3, B4 y B1.

El jamón cocido tiene un alto contenido de sodio, por lo que su consumo no es recomendable para personas que sufran de hipertensión. Del mismo modo, tampoco es apto para diabéticos, dado que suele contener azúcares.

5. La pechuga de pavo

Cuando hablamos de embutidos, la pechuga de pavo no falta en la dieta de aquellos que desean perder peso.

Este embutido contiene poca grasa, un alto contenido en proteínas, 75% por ciento de agua y es rico en vitaminas del grupo B. Como puedes observar, es ideal para rellenar bocadillos, para preparar ensaladas o incluso comerlo solo.

Sin embargo, no todo el fiambre de pavo es apto para dietas de adelgazamiento o para regímenes libres de gluten, ya que su composición suele contener sal, leche, harina, almidones y féculas de origen vegetal. Además, hay que tener en cuenta que una dieta de este tipo no solo hay que valorar la cantidad de grasa si no que, lo más importante es el tipo de grasa, es decir, si son grasas saludables o no. Alimentos con grasas de calidad insaturadas también nos pueden ayudar a perder peso.

6. La pechuga de pollo

Otro de los embutidos sanos que puede ser parte de tu dieta diaria es la pechuga de pollo. Su valor nutricional es muy similar al de la pechuga de pavo y también es bajo en grasas.

Recuerda que si vas a comprarlo envasado, es muy importante que leas bien las etiquetas y compres los productos que tengan mayor contenido de carne.

Evita todos aquellos que contengan azúcar, harinas o almidón, y ten siempre presente que los embutidos más baratos, no siempre son los más saludables.

¿Hay embutidos menos recomendables?

Aunque por lo general los embutidos nos aportan una gran cantidad de nutrientes, hay algunos que son más recomendables que otros por su alto contenido de grasas saturadas, colesterol y sal.

Embutidos como el chorizo, la mortadela, el salami, el tocino e incluso el salchichón tienen mala fama. Sin embargo, si se trata de embutidos ibéricos, serán mucho más saludables.

Por último, recuerda que debes consumirlos sin abusar y fijarte muy bien en la procedencia de los productos. En Enrique Tomás que no sólo encontrarás los embutidos más saludables, sino también los de mejor calidad, porque desarrollamos nuestros productos pensando en la salud de las personas. Así que anímate a preparar una buena tabla de embutidos.

Compra ahora un jamón ibérico o jamón serrano en cualquiera de nuestras tiendas o en la plataforma online y disfruta de sus múltiples beneficios. ¡Te encantará!

Resumen
Loncheado de jamón
Tipo de servicio
Loncheado de jamón
Nombre del proveedor
Enrique Tomás S.L.,
Área
Dpto de ventas
Descripción
Infórmate ahora sobre cuáles son los embutidos y carnes curadas saludables ordenados de más a menos.

Otros idiomas: American

Comentarios

Deja un comentario

Tu email no se publicará.
  • *
  • *
  • *