Gran reserva (jamón)

Formato

Este jamón proviene de las patas traseras del cerdo blanco y por tanto de raza distinta al ibérico. Este cerdo vive en granjas y se alimenta de pienso y cereales que le darán un sabor suave y salado a la vez, de escasos matices, pero que resulta delicioso si el jamón ha sido debidamente curado.

Proceso de curación

El jamón gran reserva Enrique Tomás tiene un proceso de curación de aproximadamente 18 meses. Este proceso de curación más largo que el de la mayoría de jamones “serranos” que encontrarás en el mercado junto a un cuidadoso proceso de elaboración del cocinero hace que nuestro gran reserva sea un jamón delicioso que podrás disfrutar cada día.

Este jamón ofrece un sabor sencillo, suave y sabroso, que lo hace ideal para consumirlo muy a menudo y disfrutarlo. Su relación calidad precio es imbatible y su sabor no tiene nada que ver con el jamónserrano” que tradicionalmente verás en otros establecimientos.

Si pruebas el jamón Gran Reserva de Enrique Tomás repetirás y comerás jamón más a menudo.