Paleta

El sabor intenso de una buena paleta

La paleta o paletilla es uno de los productos más apreciados de la gastronomía española. Al obtenerse de la pata delantera del cerdo, más pequeña y con menos carne que la trasera, cuenta con un sabor más intenso que el del jamón debido a la cercanía de la carne al hueso, lo que reduce su tiempo de curación y nos aporta un gusto más intenso pero también exquisito. En Enrique Tomás te ofrecemos cuatro variedades de paleta: Gran ReservaIbérica de CeboBellota 50% y Bellota 100%, para que puedas disfrutar de una amplitud de matices y sabores que siempre te resulten deliciosos, sin importar cual elijas.

¿Qué es la paleta o paletilla?

Cuestionarse acerca de la diferencia entre jamón y paleta es una de las dudas más frecuentes que surgen al hablar de estos alimentos. La paleta proviene de la pata delantera del cerdo, más pequeña y con menos carne que la trasera, de la que se hace el jamón.

Debido a la propia constitución del animal y al hecho de que en paleta la proporción de carne cerca del hueso es mayor que en el jamón, el resultado es un producto que se cura mucho más rápido, obteniendo una carne con matices de sabor más intensos que los del jamón.

En Enrique Tomás nos aseguramos de que cada una de nuestras paletillas cuente con la máxima calidad y un tiempo de curación perfecto, así podrás disfrutar de un producto único que exalte el sabor de nuestra tierra.

¿Cómo se hace una paleta?

Tras seleccionar las mejores patas delanteras, nuestros cocineros deberán prepararlas para salarlas. Para ello se lleva a cabo un corte en V sobre la corteza del cerdo, decidiendo la cantidad de grasa que quedará expuesta a la sal. Las únicas paletillas que no reciben este tipo de corte son las de Huelva, en las que se realiza un corte mucho más suave y redondeado con una forma ligeramente ovalada.

Dependiendo de dónde se haga el corte y de la proporción de grasa, la paleta obtendrá sus matices de sabor y sal. Una vez completado este proceso, la pata se salará durante un promedio de 10 días para luego curarse en función de las características del producto y el sabor que deseemos obtener.

Las paletas Gran Reserva se curan durante 15 meses, las de Ibérico de Cebo durante 18 meses y las de Bellota 50% y 100% requerirán de una curación de 24 meses para dar como resultado un sabor perfecto.

Así, en Enrique Tomás conseguimos que cada vez que compres una de nuestras paletas, ya sea la pieza completa, cortada a cuchillo o a máquina, puedas disfrutar de un producto único y sencillamente delicioso.