Paleta Ibérica de bellota

Formato

Procedencia

Si algo diferencia al cerdo ibérico del resto de animales del planeta es la manera en la que infiltra la grasa en el músculo, lo que explica que su carne tenga un sabor tan característico. Para obtener una paleta ibérica de bellota o un jamón con carne de primera calidad, el cerdo del que proceden tiene que haber hecho la montanera y haberse alimentado a base de bellotas y todo tipo de productos naturales en la dehesa.

En Enrique Tomás somos maestros jamoneros desde hace más de treinta años y por eso sabemos que para que las paletas ibéricas de bellota sean perfectas tienen que estar curándose durante 24 meses y con unas condiciones climáticas concretas.

La paleta ibérica de bellota se obtiene de las patas delanteras de cerdos ibéricos con una pureza de raza de entre el 50 y el 99%, es decir, como mínimo uno de sus progenitores es un cerdo ibérico puro, y su proceso de curación tiene que ser el adecuado para que su sabor esté en el punto más óptimo. Prueba una de nuestras paletas ibéricas de bellota en cualquiera de sus formatos o procedencia e incluso, si quieres, puedes comprar uno de nuestros packs degustación. ¡Así podrás notar la diferencia entre unas procedencias y otras!

Proceso de curación de las paletas ibéricas de bellota

Todos los cerdos ibéricos se amamantan de la madre y comen pienso natural hasta llegar a los 100 kilogramos de peso, cuando unos harán la montanera y otros no. Los cerdos serán soltados en la dehesa según el número de paletas y jamones de bellota que quiera obtener después el ganadero.

Los cerdos que hacen la montanera son soltados en libertad durante unos cinco meses, desde octubre hasta febrero, y durante este tiempo se alimentan de bellota y productos naturales y, como tienen que buscar la comida, están en continuo movimiento.

La infiltración de grasa en el músculo propia de los ibéricos, combinada con una alimentación a base de bellotas y ejercicio, da lugar a una carne llena de aroma y matices y con una textura muy jugosa, gracias a que el tocino que la envuelve es tan aceitoso que prácticamente se derrite en la boca.

Sabores de la paleta ibérica de bellota

En España se producen paletas y jamones ibéricos en cuatro zonas, y según de donde procedan, tendrán unos matices u otros. El jamón y paleta ibérica de bellota de Salamanca son suaves mientras que en Huelva tienen un sabor más intenso y duradero en el paladar, en Cáceres y Badajoz el gusto de la carne es más aromático y en Córdoba, por su parte, es más intenso. ¡Pruébalos y comprueba cuál es el que más se adapta a tu paladar!