Paleta Ibérica de cebo

Formato

Procedencia

En Enrique Tomás nos dedicamos al jamón desde hace más de treinta años y la máxima que hemos seguido durante todo este tiempo es una: un cliente no es el que compra, sino el que vuelve a nuestras tiendas a comprar otra vez. Como queremos que vuelvas, te ofrecemos una paleta ibérica de cebo de la mejor calidad, curada durante el tiempo exacto, 18 meses.

La paleta ibérica proviene de las patas delanteras del cerdo ibérico, una raza de cerdo autóctona de nuestra península que solo se localiza en las zonas de interior del país y en algunos puntos de Portugal.

La paleta ibérica de cebo se obtiene de las pata delanteras de los cerdos alimentados con pienso natural, cereales y hierba en granjas con las mejores condiciones para garantizarte a ti un producto único y a los cerdos la máxima calidad de vida, pues en Enrique Tomás sabemos que su felicidad afecta a la calidad de su carne y por eso los cuidamos desde el mismo momento de la gestación. Solo así nos cercioramos de que el sabor de sus paletas es el mejor y, para que puedas disfrutar de él sin problemas, te ofrecemos las paletillas enteras, deshuesadas o lonchedas. ¡Ya no hay excusa!

Alimentación y cuidados del cerdo ibérico

Los cerdos ibéricos tienen una ventaja respecto al resto de animales, son los únicos del planeta capaces de infiltran la grasa dentro del músculo, lo que da lugar a esas pequeñas marcas blancas dentro de cada loncha.

Los primeros cien kilogramos de peso de cualquier cerdo ibérico se consiguen de la misma manera, alimentando al animal primero con la mama de la madre y después con pienso lleno de vitaminas y minerales. Esta dieta es fundamental para que el animal esté fuerte, musculado y tenga unos huesos resistentes en su fase final de engorde.

Proceso de curación de las paletas ibéricas de cebo

Una vez que los cerdos han alcanzado los 150 kilogramos a base de pienso empieza el proceso de curación. En la elaboración de la paleta ibérica de cebo es muy importante el trabajo del cocinero para conseguir un resultado final tan delicioso. La calidad de la paleta vendrá determinada por las condiciones climáticas y por un proceso de curación de 18 meses, solo así se consigue un sabor tan característico.

La carne de este tipo de paleta es apetitosa, jugosa y llena de matices y su sabor es perfecto para los paladares más finos que disfrutan con cada matiz. El sabor de la paleta es más intenso que el del jamón y desde el primer bocado notarás todos sus matices en la boca. Además, en Enrique Tomás te ofrecemos paletas ibéricas de cebo propias de todas las zonas de España y en todos los formatos. ¡Disfruta de este manjar!