Saltar al contenido

Jamón y fruta

receta jamon y fruta

Sugerencias sanas, fresquitas y sorprendentes para este verano:

Todos sabemos que la fruta es un alimento sano rico en vitaminas, magnesio y que además contiene mucha agua, por lo que si fusionamos su sabor con el jamón ibérico, rico en minerales tales como el hierro o el calcio y además es el mayor portador de ácido oleico solo por debajo del aceite de oliva, entenderemos que estamos delante de una dieta sabrosísima y sana estupenda para el verano.

Os planteamos un maridaje sugerido en el que cada fruta será acompañada por cada uno de los 4 sabores del jamón de bellota.

Melón– Jamón Ibérico de Bellota de Salamanca
El primero de los maridajes no nos sorprende pero no puede faltar. Se trata del clásico de melón con jamón simplemente, el maridaje perfecto que acompañaremos con el jamón de Salamanca de sabor suave y amable, aumentando de este modo el sabor tanto del jamón como del melón.

Piña – Jamón Ibérico de Bellota de Córdoba
La piña es una fruta de aroma exótico y refrescante con gusto entre dulce y ácido y pulpa jugosa, por ello sugerimos que la pruebes con el jamón de córdoba tiene un sabor muy especial, aromático, intenso y perdurable que contrarresta perfectamente con esa combinación acido-dulce de la piña.

Higo – Jamón Ibérico de Bellota de Huelva-
El higo es una fruta que cuenta con un sabor extremadamente dulce y con una densidad considerable, por eso lo combinamos con el jamón más intenso que existe creando así un maridaje por contraposición. Dos sabores extremos que se acompañan y rebajan su intensidad de extremos generando una sensación suave en el paladar.
Además, frescura contrarresta con el salado del jamón.

Melocotón – Jamón Ibérico de Bellota de Cáceres-Badajoz
El melocotón es una fruta aromática donde las haya. Aun con la piel desprende un olor difícil de olvidar por lo que planteamos un maridaje por afinidad con el jamón más aromático que existe, el extremeño.

*Toda la fruta que presentamos aporta la nota de frescor al jamón y genera una sensación de limpieza en el paladar que rebaja las sensaciones grasas especialmente las del jamón de córdoba y de Huelva.