Pieza deshuesada

Formato

Pieza deshuesada

Hay quienes al comprar un jamón lo quieren deshuesado o bien para guardarlo de una manera más cómoda, o bien para tenerlo envasado al vacío y prolongar así su periodo de vida. Si quieres una pieza deshuesada o entera, en Enrique Tomás vas a poder encontrarla. Tienes que saber que nuestra oferta la componen tanto jamones serranos o ibéricos de cebo y bellota como paletas. ¡Descubre todo lo que tenemos para ti!

¿Cómo son nuestras piezas deshuesadas?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que todo el curado que ofrecemos es de primera, ya sea ibérico o Gran Reserva, el jamón serrano que en Enrique Tomás consideramos como el primer escalón de calidad.

Dicho esto, nuestro catálogo de piezas deshuesadas está compuesto por seis medias piezas: paleta Gran Reserva, ibérica de cebo o ibérica de bellota y jamón Gran Reserva, ibérico de cebo o ibérico de bellota. Cada una es de aproximadamente 1.8 kilogramos netos, aunque hay que tener en cuenta que el peso será mayor o menor según el tamaño de la pata o paletilla de la que se obtenga.

Ya hemos explicado que el envasado al vacío ayuda a retrasar la fecha de caducidad de los alimentos pero tienes que tener algo en cuenta: una vez que abras el paquete, el vacío se romperá. Una pata de jamón o una paletilla duran el tiempo que duran gracias, en parte, a que el hueso ayuda a que se conserven en buen estado pero, si quitas el hueso a una pieza, el periodo de esta se reduce y, por lo tanto, una vez la saques del envasado al vacío tendrás que tener este aspecto en cuenta y comerla tan pronto como puedas.

En Enrique Tomás sabemos que el jamón no es solo un alimento, sino que esconde toda una cultura tras él. Este producto suele ser un habitual en cualquier mesa familiar o de amigos, ya sea en Navidad o en cualquier otro momento importante del año, así que si ya has abierto una pieza deshuesada, ¡tienes la excusa perfecta para reunir a todos tus seres queridos! Invítales a comer jamón o paleta de primera y verás como inmediatamente todos se apuntan. Si lo acompañáis además de un poco de pan, aceite de oliva virgen extra y vino, ya sea tinto o blanco, ¡lo vais a pasarlo en grande compartiendo momentos únicos! No le des más vueltas y adquiere ya alguna pieza deshuesada de un curado de primera, ¡seguro que repites!