Jamón

¡Disfruta de la experiencia de un buen jamón!

El jamón es uno de los patrimonios más destacados de nuestra gastronomía, por eso en Enrique Tomás nos proponemos respetarlo y hacer que, sin importar el jamón que elijas, disfrutes al máximo de cada bocado gracias a un producto de calidad, elaborado con los mejores cerdos y curado siempre en el tiempo oportuno. Con nuestras cuatro variedades, Gran ReservaIbérico de CeboBellota 50% y Bellota 100%, exaltamos lo mejor de nuestra cultura gastronómica para hacerte llegar un jamón que siempre resulte delicioso al paladar. Elaborado por los mejores maestros jamoneros, te invitamos a deleitarte con un producto único de nuestra tierra.

¿Qué es un jamón?

Cuando hablamos de jamón nos referimos al resultado que se obtiene tras curar la pata trasera de un cerdo. Dependiendo de si el cerdo es no ibérico o ibérico y de la alimentación que haya recibido, los meses de curación pueden variar siendo de 18 meses para el jamón Gran Reserva, 24 meses para el Ibérico de Cebo y 36 meses para los de Bellota 50% y 100%.

Estas variaciones en el tipo de animal, su dieta y el tiempo de curación, dan como resultado cuatro variedades de jamón con sabores y matices diferentes, pero con un elemento en común: el exhaustivo cuidado en cada etapa del proceso con el fin de ofrecer una pieza siempre deliciosa y bien curada.

La calidad de nuestros jamones

En Enrique Tomás contamos con un estricto proceso de selección para garantizar que cada una de las patas que elegimos, tanto de cerdos no ibéricos como de cerdos ibéricos, es la ideal para convertirse en un jamón delicioso que exalte al máximo este preciado estandarte de nuestra gastronomía.

Tras seleccionar la pata idónea, la misma se prepara para la salazón. El cocinero realiza un corte en V sobre la corteza del cerdo y decide cuánta grasa externa quiere dejar expuesta a la sal, en función de la altura a la que se haga el corte y de la grasa que se deje, el jamón tendrá matices y un punto de sal totalmente diferentes.

Una vez llevado a cabo este proceso, la pata se sala durante un promedio de dos semanas. A partir de ese momento y dependiendo del tipo de jamón que vayamos a elaborar, de las características de la pata y del sabor que pretendamos obtener, la pierna se curará en el secadero de 18 a 36 meses hasta que esté óptima para su consumo.

Un servicio de primera

En nuestra tienda online no solo podrás seleccionar un producto con garantía de calidad, sino que además ponemos a tu alcance las mejores alternativas para que lo disfrutes cómodamente. Puedes elegir nuestros jamones ya loncheados u optar por la pieza entera y solicitar un corte a máquina o a cuchillo, con un perfecto envasado para que puedas disfrutar del mejor jamón en la comodidad de tu hogar.