Jamón Ibérico de bellota

Formato

Procedencia

En Enrique Tomás te invitamos a disfrutar de una de las joyas de nuestra gastronomía, el jamón ibérico de bellota, un producto único que solo puede elaborarse en la península ibérica, ideal para los amantes del jamón que quieren degustar un curado lleno de matices.

Podrás elegir nuestro jamón ibérico de bellota en una gama diversa compuesta por nuestro producto Selección además de piezas con cuatro procedencias diferentes: Salamanca (Guijuelo) con un sabor suave y amable al paladar, Huelva (Jabugo), caracterizado por su gusto fuerte y duradero, Cáceres-Badajoz (Extremadura), lleno de aromas y con un gusto explosivo y Córdoba (Valle de los pedroches), donde la intensidad predomina.

Ya sea que optes por cualquiera de estas piezas enteras, deshuesadas, en lonchas cortadas a cuchillo o a máquina o en packs ideales para los que no quieren cortar en casa, en Enrique Tomás te garantizamos que disfrutarás de un curado único de máxima calidad.

Elaborado con la pata trasera de cerdos 50% o 75% raza ibérica, nuestro jamón ibérico de bellota es un producto ideal para el máximo disfrute de los sentidos. Disponible únicamente en la península ibérica, los cerdos de esta raza son alimentados con pienso hasta alcanzar los primeros 100 kilos, posteriormente son llevados a la dehesa para realizar la fase final de engorde comiendo bellotas, hierbas y plantas silvestres durante 4 meses.

Esta crianza junto con las particularidades genéticas del animal, otorga una carne de sabor único, con un jamón cuya grasa se ha infiltrado en el músculo dando lugar a una pieza veteada, jugosa y con un toque aceitoso que resulta exquisita al paladar.

El mejor jamón del mundo

No hay duda de que el cerdo ibérico proporciona el mejor curado del mundo, y el jamón ibérico de bellota de Enrique Tomás no es la excepción.

Seleccionamos los mejores ejemplares ibéricos con una pureza de raza del 50% o 75% para garantizar un producto excelente, que, gracias a las distintas procedencias en las que se ha cocinado aporta un sabor propio a cada variedad.

Salamanca: Elaborados principalmente en Gijuelo con un gusto amable al paladar.

Huelva: También conocidos como jamón de Jabugo por la zona en la que se realizan, cuenta con un gusto fuerte que dura en boca.

Cáceres- Badajoz: Son los curados emblema de la región de Extremadura, con matices aromáticos cuyo sabor explota en nuestra boca.

Córdoba: Conocido también como Pedroches debido a que se cocina en el Valle de Pedroches, es intenso y sabroso.

Cada cocinero aporta los matices de la zona de su procedencia y, tras 36 meses de curación, se consigue un producto de sabor excepcional: nuestro jamón ibérico de bellota.