Vinos

Vinos

El jamón y el vino tinto son dos de los productos gastronómicos españoles más destacados, pero esto no quiere decir que necesariamente tengan que ir de la mano. Las papilas gustativas generalmente son más sensibles a los matices del jamón curado cuando este va acompañado de un vino blanco fino o un manzanilla, aunque esto no significa que el tinto sea mal compañero del jamón.

En Enrique Tomás queremos que marides el jamón, nuestro producto estrella, con la mejor bebida y por eso te ofrecemos vinos tintos, blancos y rosados a la altura. Asimismo, completamos nuestra oferta con cavas de primera, otra bebida ideal para compaginar con el mejor Gran Reserva o ibérico. Gracias a su toque espumoso notarás una agradable sensación de frescura en la boca.

Tipos de maridaje

Existen dos tipos de maridaje, el conocido como maridaje de acompañamiento y el denominado maridaje por contraste. Vamos a verlos detenidamente para descubrir en qué consiste cada uno de ellos.

Maridaje de acompañamiento:

Este tipo de maridaje busca combinar sensaciones y aromas similares a fin de hacer que ambos se fundan en un todo. El objetivo es conseguir que el sabor del curado se fusione con el del vino provocando una agradable experiencia al comerlos y beberlos juntos. El sabor del jamón no pasa por encima del gusto del vino, ni viceversa, sino que lo que se consigue es que ambos se fundan en uno solo.

Por norma general, este maridaje lo podemos conseguir cuando combinamos determinados vinos tintos suaves y algunos vinos blancos con el mejor jamón. ¡Hacen una pareja increíble!

Maridaje por contraste:

Este maridaje está compuesto por dos sabores, el del jamón y el de la bebida en cuestión, y como nuestro paladar es sensible a los dos, ambos se irán alternando en la boca según corresponda.

La idea es que después de comer el jamón que hayas elegido bebas un poco de vino blanco o cava, con lo que conseguirás limpiar el paladar y disfrutar de nuevo de la siguiente loncha. En este maridaje los sabores no se enfrentan sino que cada uno tiene su momento, ¡los dos son protagonistas!

Por último, hay que tener en cuenta que al comer picos sevillanos se consigue una sensación parecida así que, si combinas jamón, vino y picos, ¡disfrutarás de una experiencia inigualable! ¡Consume vinos blancos “secos”, cavas o espumosos junto al jamón que te ofrecemos en Enrique Tomás y verás como quedas maravillado!